Al momento de ir de compras, lo mejor es… ¡¡¡Ir preparados!!! Es por eso que quiero dejarte esta práctica lista de compras, donde podrás seleccionar (marcando cada casilla) los productos para el consumo tuyo y de tu familia.

Ir al supermercado tiene su ciencia, hoy por hoy, tenemos que rendir nuestro dinero al máximo y tratar de optimizarlo, para esto tenemos que ser muy cuidadoso con los alimentos que seleccionamos, fijándonos en su fecha de vencimiento y siendo realmente honestos sobre si lo vamos a consumir o no.

No queremos estar botando alimentos vencidos porque se nos olvidó que estaban allí.

Como la idea es no excedernos de nuestro presupuesto (diario, semanal, quincenal o mensula), lo ideal es que asignes un monto aproximado a cada producto y lo vayas sumando, para no excederte en lo que habías presupuestado inicialmente.

Te recomiendo que esta lista la hagas con tu familia para que no se te escape ningún producto que sea necesario para alguno de tus miembros familiares.

Es importante que resaltes con un color los productos prioritarios (necesarios para cada día); Con otro color, los que consumes eventualmente y deja un monto pequeñito para las “ofertas” y “caprichitos” que bien se merecen pero que no siempre se pueden comprar.

En mi libro “Decide Administrar Tu Hogar” no solo podrás profundizar más esta técnica y aprender cómo mejorar tu presupuesto y distribución de la compra mes a mes, sino que tendras un panorama más amplio de cómo administrar todo lo referente a las tareas del hogar, tiempo con tu familia, con tu pareja, y demás. No te lo puedes perder!

 

 

Una vez teniendo la lista de compras lista con los montos asignados por artículos para comprar, ve al supermercado y empieza a revisar con ojo clínico los productos que compras. Quizas puedes conseguir alimentos que son lo mismo pero marcas diferentes y una gran diferencia de precio.

Un punto importante de las compras al supermercado son las ofertas!

Hay ofertas que valen la pena y otras que no tanto. Por ejemplo, si consigues una lata de atún que te trae de regalo un frasquito pequeño de mayonesa ¿Por qué no aprovecharlo? Si igual la mayonesa la puedes utilizar y sustituir de tu lista de compras (te estaría saliendo practicamente gratis)

Otro ejemplo serían los famosos 2×1 y 3×2, si son artículos que utilizas y consumes bastante mes a mes, te recomiendo que calcules si te es factible adquirir una de estas ofertas e invertir un poquito más, pero dejando libre un espacio para el presupuesto de la siguiente compra.

Muchas personas aprovechan estas tiendas de volumen como Pricesmart, Wallmart, etc, donde adquieres los productos en volumen. Si son artículos que en todas las compras los adquieres y no se te van a dañar, puedes evaluar hacer compras específicas que te ayudarán a optimizar tu presupuesto.

Teniendo esta lista de compras, puedes evitar llegar a la Caja y tener que devolver productos porque el dinero no te alcanza o estar calculadora en mano sumando cada producto para no excederte.

Sé práctica, programa tu compra con calma y deja los malos ratos para otros…