COMER EN LA CALLE O EN CASA, ¿COMODIDAD O SALUD?

Lo más difícil es cuando el tiempo no abunda y te debates entre el cansancio, la pereza, y la comodidad de resolver un compromiso ante tu familia para salir del paso, pero con un costo alto como lo es la salud, la nutrición y la esencia de lo que representa comer en casa: Unión, compartir, disfrutar, saborear, ahorrar…

Si vemos todos los escenarios del hogar, nos daremos cuenta que mucho de los vértices llegan al punto de origen: Organización y distribución del tiempo. Por eso debemos partir de una base donde seamos conscientes de la responsabilidad que hemos asumido, hacernos cargo de nuestra labor de proveer alimentación a nuestra familia y comenzar a elaborar una estrategia de cómo podemos tener opciones de platos que sean caseros, económicos, sencillos de hacer, prácticos y nutritivos. Pero si no nos informamos y nos interesamos, de nada resultará repetir la comida procesada en casa.

En la sección de recetas, encontrarás gran variedad, pero tú misma puedes incorporar alternativas que te gusten a ti, a tu esposo, tus hijos. Lo que no debes perder la perspectiva es de incorporar hortalizas, frutas, cereales, y evitar en lo posible el aceite y la fritura, así como el azúcar refinado en dulces y postres en general.

Recuerda que comer en calle puede atentar contra la higiene, tan necesaria para nuestra salud. Igualmente, la comida procesada puede lastimar tu sistema digestivo, no es tan casera como te la "venden" ya que no la cocinan en el mismo momento en muchos de los casos. Eso no quiere decir que no vayas a un Restaurant algún fin de semana, o hagas uso de un centro de comida rápida. Lo que debemos alejar es ese hábito cotidiano que nos hace crear una "adicción" a la papa frita, a la gaseosa, a la grasa, y es lo que desde pequeños está llevando a nuestros hijos a la obesidad.

Para cambiar patrones de consumo, debemos comenzar por hacer el propósito de querer cambiar. Luego es sano integrar a la familia y motivarla en recetas fáciles y sabrosas pero donde todos cooperen. Y poco a poco ir desmontando el hábito de comida en calle para ir enamorándolos a comida en casa aunque tengas que aplicar técnicas en la cocina para simplificar tu vida.

Hasta un próximo compartir.


Regresar a Apuntes

Copyright  ©  Jacqueline De los Ríos de Urbanc. 2001.
Administra Tu Hogar.
Todos los Derechos Reservados