SI TAN SOLO FUERAMOS EFICIENTES

Cómo nos encanta quejarnos y buscar hábilmente el pretexto que justifique lo que no quisimos realizar. Esto aplica en el plano personal, familiar, laboral, social.. y siempre nos salva la expresión fácil: "Me compliqué".

Muchas veces por no saber organizarnos bien, malgastamos nuestro tiempo en lo que no es importante y le damos más peso a la distracción que al deber. Es así como no somos tolerantes cuando la empleada doméstica no va ese día a casa, cuando la ropa por planchar se nos acumula, cuando nos toca cocinar o hacer mercado...

Cuando sabemos lo que verdaderamente queremos, podemos crear un segmento entre la situación en la que nos encontramos en el momento y hacia qué dirección vamos a ir: Si buscamos la excelencia, el orden, la realización, el cumplimiento y la productividad, pues será el cocktail más sabroso que bebamos y que nos sabrá llenar de mucha satisfacción.

El problema es cuando le damos más peso al chat, a la revista, al teléfono, a las redes sociales y las visitas emotivas. Es el común denominador de muchas personas que desperdician su mejor momento del día perdiendo concentración y cuando les toca hacer lo verdaderamente importante, su cuota de foco se disminuyó y empiezan a trabajar estando extenuados.

Mi recomendación es:

  • Ponte metas cortas para cada día, que sean factibles de cumplir.
  • Planifica tu jornada dando prioridad a lo que realmente es necesario que hagas.
  • Consiéntete con unos minutos de descanso y distracción, pero que sea dosificado.
  • Ayúdate con un cuaderno, planificador o agenda, y date el gusto de tachar lo que ya lograste hacer.
  • Registra al final del día, qué quedó pendiente y cuál fue la razón que no te lo permitió hacer.

Lo que vayas haciendo con constancia irá creando un hábito en ti, y cada vez te aproximarás a vivir una vida más organizada y convirtiéndote en una persona eficiente y comprometida con el rol que estás asumiendo.

Hasta la próxima y mi afecto de siempre.


Regresar a Apuntes

Copyright  ©  Jacqueline De los Ríos de Urbanc. 2001.
Administra Tu Hogar.
Todos los Derechos Reservados