fbpx

¿Te has hecho la pregunta de cuánto valen tus hijos? Cuando nuestra vida en el hogar pasa de ser “esposos” para constituirnos en “familia”, los hijos toman un papel protagónico:

Primero, porque al ser tan pequeños y dependientes, demandan gran parte de nuestro tiempo el cual implica atenderlos, satisfacer sus necesidades, protegerlos, amarlos y cuidarlos.

Es una transición que para algunos es desgaste o estrés hasta que lo asumen, pues ya no sólo es salir con tu pareja, compartir los dos, sino que se constituye un triángulo amoroso formado por papá, mamá y el hijo o más en la medida que la descendencia se incremente.

Pero hay quienes se empeñan en ser padres sin ser tan conscientes de querer asumir ese rol, sin estar claros del tiempo que ellos necesitan para su desarrollo, y entonces aprovechando el “momentum” deciden tener hijos bien porque:

“Mis otros compañeros de trabajo están encargando a la cigüeña”, “voy a salir de esto pronto para luego dedicarme a mi trabajo”, “tendré hijos después que termine mi maestría”… a lo que podemos ver a nuestros hijos desde dos dimensiones:
  1. La satisfacción de nuestra necesidad de realizarnos -así como quiere vernos la sociedad- y pasan a ser una suerte de personitas-objeto donde “yo me programo para que viva conmigo hasta cierta edad, sea mi pertenencia, tenga dominio sobre él, manipulo, controlo” bajo límites mal llevados y luego caigo en shock al ver que alzan vuelo abriendo su propio camino.

 

  1. Como un hermoso regalo de Dios, sin ataduras, pues llegan al mundo para que les demos un amor incondicional, lleno de entrega y cuidado, invirtiendo tiempo en ellos, no gastándolo, pues nuestros hijos no son posesiones, ni mercancía adquirida, ni objetos donde elegimos si llegan al hogar o no. Dios nos bendice con el don de la paternidad y maternidad para cumplir una misión que se nos encomienda.

Cuanto valen tus hijos

Entonces, ¿Cuánto pueden VALER nuestros hijos? En lugar de ¿Cuánto pueden COSTAR nuestros hijos?

Quizá allí está la clave:

  • En no comprar el amor de nuestros hijos con un objeto costoso.
  • En no buscarles actividades para que no fastidien ni estorben en casa.
  • En no adquirir juegos electrónicos para que se empotren en lo adictivo y no pregunten ni corran mientras yo veo la novela.
  • En dedicarles tiempo suficiente con entrega, compromiso y calidad de vida, asumiendo nuestro rol de padres, dándole sentido a una vida en familia.

Que Dios les conceda la gracia de vivir con alegría el más hermoso tesoro que guardan en su corazón: SUS HIJOS.

Que cada amanecer, sea una nueva oportunidad de auto-reflexión, compromiso de cambio y creatividad para formar a sus hijos con valores cristianos, buenos modales y con la visión de que son seres prestados de Dios para emprender su propia experiencia de vida guiada por la mano de sus padres.

Hasta un próximo compartir, y mi cariño de siempre.

 

Te pueden interesar estos otros artículos:

Categorías: Familia

1 Comentario

Un, dos, tres... No estás contando, siempre serás Mamá - Administra tu Hogar · 21 abril, 2022 en 4:29 pm

[…] ¿Cuánto valen tus hijos? […]

Deja un comentario

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.